lunes, 10 de agosto de 2009

El costo de ser mujer.

Si alguien me dice cuál es el costo de ser mujer, le diría que es ser alguien que debe tener cien máscaras para agradar a todos: la máscara de hija perfecta la que acata todo y lo da todo por defender los principios del linaje familiar que debe trasmitir de generación en generación, la esposa ideal que lo da todo sin pedir nada que lo controla todo pero se hace la que no sabe nada, la madre perfecta que sacrifica su felicidad por la de los hijos sangre de su sangre, la amiga que critica lo que quisiera hacer y no puede. Entre tantas máscaras que te impone la vida desde que naces y te dicen las niñas no son así, debes sentarte así, debes esperar, controla tus impulsos… es bien difícil ser tu misma, descubrir tu verdadero yo y mostrarlo al mundo. ¿Alguna vez te has preguntado quién eres? ¿Qué quieres hacer en tu vida? ¿Cómo quieres que te recuerden? Un trovador anónimo en su libro dice:

Una mujer se miró en el espejo,
Tan harta ya de ser caricatura,
Que se borró los trazos de su cuerpo:
Hizo estallar su piel y su cordura.
Ojos se sostuvo en sus ojos
Ojos para ser todo y nada
Ojos para no andar ausente
Ojos se convirtió en mirada
Ojos para buscarse siempre
Ojos para poder estar equivocada

Ojos cansada de ser vientre
Ojos para ser encontrada
Ojos para inventar su suerte
Ojos para no ser mil poses heredadas
Ojos por no morir de muerte
Ojos para – al menos – vivir crucificada.

Es hora de preguntarte como te gustaría ser y no cómo quieren que seas, es hora de que te amen por lo que eres y no por lo que quieren que seas. No seas más la muñeca de nadie, la figura que alguien quiere lucir en su salón, así este salón sea un pajar. No dejes que nadie brille con tú luz, forja tú misma tu felicidad. Solo se puede ser sincero en la medida en que uno es sincero con uno mismo, solo se puede amar en la medida en que uno se ame así mismo. Muchos se desvelan buscando el secreto de la vida y este es amar como te amas a ti mismo lo subrayo así en negrita porque a veces olvidamos amarnos y amamos más a los demás que a nosotros mismos. Entonces el amor no es suficiente ni para ti ni para el otro que posee este amor, pues un amor sin dignidad no es amor verdadero. Ser mujer hoy significa lo que dice Silvio en su canción:

Eva no quiere ser para Adán
la paridora pagada con pan.
Eva prefiere también parir,
pero después escoger donde ir.
Por eso adquiere un semental
y le da uso sin dudas normal.
Eva cambió la señal.
Eva sale a cazar en celo
Eva sale a buscar semillas
Eva sale y remonta vuelo
Eva deja de ser costilla
Eva no intenta vestir de tul,
Eva no cree en un príncipe azul.
Eva no inventa falso papel
el fruto es suyo con padre o sin él.
Eva se enfrenta al qué dirán
firme al timón como buen capitán
y encoge hombros a Adán.

Hoy ser mujer significa amarnos más, ser más tú misma, creer más en nuestras capacidades, defender lo que creemos sin buscar apoyo en los demás, solo porque somos así, así no más. Significa dejar de creer que somos el sexo débil que eso no existe, a los ojos de Dios todos somos iguales solo nosotros establecemos la diferencia. El respeto se gana dándolo, respétate y serás respetada. No te agobies por lo que no tienes y lucha por lo que tienes: ese tesoro infinito que significa ser tú.